Disfrutando del jazz un sábado en la noche.

fullsizeoutput_245eLa música es el alma de los pueblos, dice una cita que siempre me ha gustado, y Panamá tiene un alma con diversidad de géneros musicales.  Además de nuestra música folklórica y típica, nuestra posición geográfica nos ha expuesto a las influencias musicales de medio mundo y el jazz es uno de los géneros que se han cultivado en esta tierra desde los inicios del mismo.

El jazz ha tenido muchos grandes exponentes panameños, como Luis Russell uno de los pioneros del jazz de Nueva Orleans, Carlos Garnett y Mauricio Smith con brillantes carreras musicales en los Estados Unidos, los maestros Víctor Boa y Clarence Martin quienes junto a la diva Violeta Green constituyeron el núcleo del movimiento panameño denominado Tambo-jazz, entre otros muchos grandes músicos del patio.

En la actualidad, el maestro Danilo Pérez es el embajador indiscutible del jazz panameño.  Reconocido a nivel mundial, es el creador de la Fundación que lleva su nombre y del, muy exitoso, Festival de Jazz de Panamá.  A través de este evento, se promueve la educación musical de excelencia para jóvenes promesas de la música que, además de participar de clínicas y capacitaciones por grandes instrumentistas del género y disfrutar de sus magistrales conciertos, audicionan para becas en escuelas de música de clase mundial.

Pero el maestro Pérez no se queda allí, sino que, en conjunto con el American Trade Hotel, ha creado un espacio para que esos jóvenes músicos puedan brindar su arte, compartiendo tarima con figuras de experiencia y trayectoria como la espectacular cantante Idania Dowman, la dama del jazz.  He tenido el placer de ir a dos presentaciones de Miss Dowman en Danilo’s Jazz Club y, aparte de una consumada interprete con una voz privilegiada, es una mujer maravillosa, que transmite amor, alegría y entrega en cada una de sus presentaciones.

Idania Dowman es, sin lugar a dudas, la nueva diva del jazz en Panamá, así que si les gusta el jazz, no pierdan la oportunidad de disfrutar del show de Miss Dowman, los sábados por la noche.  Si piensan que no les gusta el jazz o no conocen bien el género, vayan y permitan que esta hermosa dama les guíe en un viaje musical y les contagie su alegría de vivir con la magia de su voz y su innegable carisma.   ¡Les garantizo dos horas de felicidad total!

 

El fin del mundo.

Estuve viendo la película 2012, que trata sobre el fin del mundo, lo que me recordó que, desde que tengo uso de razón, he visto personas como Charlie, anunciando el fin del mundo, con o sin teorías de conspiración.  Cuando era niña y preguntaba sobre ellos, los adultos siempre me respondían que la persona en cuestión estaba fuera de sus cabales.  Mientras fui creciendo, así lo creí e, incluso, pensaba lo mismo.  Sin embargo, llegó un momento en que ya no me lo parecía tanto porque, aceptémoslo, el fin del mundo sucede a diario para quien muere y la muerte no es patrimonio de los ancianos, como suele pensarse.

Se puede morir a cualquier edad, incluso antes de nacer, aunque en las últimas décadas, los índices de mortalidad infantil y juvenil han disminuido y la expectativa de vida ha aumentado, gracias a los avances médicos.  Suele decirse que sólo había dos cosas seguras en la vida: los impuestos y la muerte, pero hace poco leí que en Bahrein no se pagan impuestos, así que la muerte gana y se convierte en lo único que tenemos asegurado en esta vida.

Mi padre siempre dice que el único requisito para morir es estar vivo, por lo tanto, no olvides vivir cada día como si fuera el último, porque cualquier día puede llegar el fin del mundo y no querrás que te agarre desprevenido.

¡Viernes de salsa! What happened – Bobby Rodríguez y la Compañía.

 

Bobby Rodríguez y la Compañía, orquesta con una fuerte influencia de jazz, tenía un estilo único en la salsa que tocaban.  Esta canción, de la autoría de Rubén Blades y en la voz de Junior Córdova, es un ejemplo clásico de esa fusión que sólo Bobby podía lograr.   En el mismo álbum Salsa at Woodstock, que fue grabado en vivo en ese legendario lugar, hay una versión en salsa del clásico del jazz  Sunday Kind of Love que suena, sencillamente, espectacular.  ¡Se los recomiendo!