Las preguntas que todos nos hacemos.

katie-moum-5FHv5nS7yGg-unsplashPhoto by Katie Moum on Unsplash

¿Cuánto tiempo más durará la cuarentena?

¿Qué pasa si se levanta la cuarentena antes de tiempo?

¿Habrá una segunda ola de COVID-19?

¿Tendremos que seguir usando mascarillas indefinidamente?

¿Tendremos un empleo al cual volver cuando todo esto termine?

¿Alguna vez todo volverá a ser normal?

¿Cuánto tiempo pasará antes de que podamos viajar?

¿Las personas recuperadas desarrollan anticuerpos contra el virus?

¿Sabremos alguna vez cómo, realmente, surgió este virus?

¿Son reales las cifras de infectados y muertos en todos  los países?

¿Cómo será la salud de aquéllos que estuvieron enfermos de cierta gravedad y se recuperaron?

¿Cómo será el mundo después de esto?

Estas y mil preguntas más tienen a la humanidad en vilo.  Los científicos de todo el mundo están en una carrera contra reloj para entender cómo se comporta el virus y, así, responder a una gran parte de estas preguntas.  Lo cierto es que la medicina no es una ciencia exacta, y lo que saben hoy puede cambiar, al descubrirse algo nuevo mañana.  Sin embargo, los avances de la ciencia nos pueden dar la tranquilidad de que, con su dedicación y tenacidad, los científicos y médicos llegarán a las respuestas correctas, aunque no sean perfectas y nos ayudarán a todos a superar esta situación.

Hay que esperar sin desesperar.  Mantengámonos alerta sin caer en el pánico.   Quedémonos en casa para estar y mantener a  los nuestros a salvo.  Mientras tanto, pensemos qué cambios debemos y podemos hacer en nuestras vidas, y nuestras profesiones.  Imaginemos qué alternativas podemos explorar para el momento en que llegue ese futuro sin cuarentena, al cual todos nos deberemos enfrentar.

¡Hasta la próxima!

 

 

Día Mundial de la Salud

5eca7300-1d25-4a6c-ba66-12bd0ab5dab8-1677-000001f520588998

Hoy es un día muy especial para la gente que nos brinda su profesionalismo y calidad humana en esta época de angustia y preocupación.  Es el  DIA MUNDIAL DE LA SALUD, fecha en que se rinde homenaje a todos los trabajadores de la salud del mundo.  Pero hoy, 7 de abril de 2020, ellos no tienen tiempo para celebraciones, felicitaciones ni agradecimientos, porque están ocupados, día y noche, haciendo lo que mejor saben hacer: luchar para salvar vidas.
 
De todos modos, les quiero agradecer por lo que están haciendo hoy, por lo que han hecho desde que decidieron dedicar sus vidas a sus profesiones, por lo que hacen todos los días, en todas las épocas:  cuidar de nuestra salud, la de todos, incluso cuando nosotros mismos la arriesgamos no atendiendo a sus consejos.
 
Durante los últimos tres años mi padre estuvo muy enfermo.  En ese tiempo tuve  la oportunidad de conocer y estar en contacto constante con trabajadores de la salud de todas las ramas y niveles, en varios hospitales de la capital, y también de Bocas y Aguadulce.  Les puedo decir que siempre recibimos, de todos y cada uno de ellos, la mejor atención, genuino interés, cuidados llenos de cariño y compasión, consuelo cuando nuestras fuerzas flaqueaban y un gran apoyo cuando ya no había nada más que hacer.  
 
Médicos, enfermeros, técnicos, tecnólogos, camilleros, administrativos, nutricionistas, paramédicos, terapistas, personal de cafetería, radiología, laboratorio, farmacia y seguridad, todos, absolutamente todos, son importantes y merecen nuestro cariño, admiración, respeto y agradecimiento, como profesionales y como seres humanos.
 
¡Felicidades y siete mil millones de gracias!

En tiempos del corona virus

img_7984

https://www.dovidvisualizer.com

Anoche terminé de ver la serie documental Pandemic (Pandemia) de Netflix.  En tiempos normales, no me habría llamado la atención ver este documental, pero no son tiempos normales, estamos viviendo una pandemia que, en el futuro, será contemplada como un hito histórico de la humanidad, para bien o para mal, según se desarrollen los acontecimientos.  Por ese motivo me decidí a ver el documental que narra las historias de varios médicos y científicos de distintas partes del mundo y cómo son sus vidas y luchas por controlar o evitar brotes epidémicos de ébola, gripe aviar, gripe porcina, y hasta sarampión, tanto en animales como en humanos.

Las conclusiones más importantes, a las que he llegado luego de ver lo expuesto por este documental son:
  1. Que tanto científicos  como médicos, tienen que estar, prácticamente, mendigando fondos para sus estudios, medicamentos y equipos.  Incluso hay hospitales que luchan por mantenerse abiertos, pues no reciben fondos estatales.  Esto sucede porque los gobiernos, de países grandes y pequeños por igual, prefieren gastar en su aparato militar y en las estupideces que inventan los políticos, que en el cuidado preventivo de la salud de sus habitantes.
  2. Que hay mucha gente con poder y dinero que promueve ignorar, arrinconar, anular o atacar a la ciencia, como fuente de información basada en evidencias, con el objeto de lucrar.  Esa gente, lamentablemente, compra conciencias y gobiernos para satisfacer su codicia, a expensas de la salud de las personas y del planeta.
  3. Que la ignorancia generalizada, de temas médicos y científicos, es un gran peligro.  El documental muestra el riesgo que existe con la proliferación de campañas anti-vacunas, basadas en falsas premisas y libertades extremas, que evitan poder combatir los brotes  o están creando el ambiente para que enfermedades largamente controladas, vuelvan a convertirse en una amenaza para los ciudadanos, especialmente, los niños.
  4. Que el personal de salud y los científicos son seres humanos con un sentido de responsabilidad social y de sacrificio mucho más desarrollado que el del resto de los humanos.  Ellos están dispuestos a poner su vida en riesgo, todos los días, para salvar las vidas de otros.  Les debemos, por lo menos, escuchar su mensaje y apoyarlos, siguiendo las instrucciones, estemos enfermos o no.
El egoísmo, la codicia y el individualismo irracional son la mayor catástrofe de la especie humana, eso es lo que la aniquilará, no el virus.
 ¡Quédate en tu casa!